El traductor médico, una figura importante en el ámbito de la medicina

El traductor médico, una figura importante en el ámbito de la medicina

El traductor médico, una figura importante en el ámbito de la medicina

 

Mientras la población mundial casi se ha duplicado en 50 años, la esperanza de vida media está aumentando. Sin embargo, así como nos esmeramos en superar las leyes de la naturaleza, también nos enfrentamos a nuevas enfermedades, incrementando asimismo nuestra demanda de productos farmacéuticos.

Aunque el inglés sea la lengua franca en la comunidad científica internacional, especialmente en el campo de la investigación, muchos ensayos clínicos se llevan a cabo en países no anglófonos y la mayoría de los medicamentos comercializados en un país se desarrollan o fabrican en otro país. Asimismo, los pacientes y los profesionales médicos expresan una necesidad real de acceder a la medicina en su lengua materna, ya sea para obtener información sobre la dosis de un medicamento o el uso de un dispositivo médico. Por lo tanto, los grupos farmacéuticos deben necesariamente recurrir a los servicios de un traductor médico para proporcionar instrucciones y manuales de uso de estos productos en la lengua oficial del mercado al que desean apuntar.

Si las herramientas de traducción automática en internet son cada vez más eficaces, es sumamente arriesgado confiar sólo en ellas cuando la vida de un paciente está en juego. Una mala comprensión de un término técnico, acrónimo o una interpretación errónea de la puntuación pueden tener graves consecuencias.

Mientras que muchos campos de la traducción ofrecen cierta libertad en el lenguaje, estilo y tono, la traducción médica se caracteriza por la exactitud y precisión. Un texto médico es un texto que comprende una serie de características que hacen que el proceso de traducción sea particularmente exigente, especialmente desde el punto de vista terminológico. La jerga médica abarca términos altamente técnicos, que son incomprensibles para la mayoría de las personas.

Además, al igual que existen muchas especialidades en la medicina (general, oncología, cardiología), la traducción médica también se basa en ellas. Que su documento trate de virología, dermatología o biomedicina, ¡trabaje siempre con una agencia de traducción! Ella se encargará de confiar su texto a un profesional nativo especializado en su sector. Además de ser un lingüista que domina perfectamente sus idiomas de trabajo, de alguna forma, el traductor médico se tiene que poner en los zapatos de los médicos para comprender, asimilar y traducir la jerga médica a otro idioma. Muchos traductores médicos han ejercido una profesión en el sector médico, lo que les da los conocimientos teóricos y prácticos que necesitan para proporcionar traducciones de alta calidad.

Además, todo traductor concienzudo debe llevar a cabo una verdadera investigación previa a la traducción para comprender mejor el tema y sus dificultades. Para facilitar la comprensión del usuario final, el traductor médico también tendrá que encontrar los equivalentes en el país objetivo de las leyes, normas e instituciones en vigor, ya que varían de un país a otro.

 

En resumen, la traducción médica va más allá de un mero ejercicio de lenguaje y requiere que los traductores tengan una amplia experiencia y habilidades en el campo que han elegido. Se trata de una actividad en la que no hay margen de error, ya que puede tener consecuencias desastrosas en la salud pública.

Sin Comentarios

Deja tu comentario