InicioEnfermedadesComenzar una dieta depurativa o dieta antioxidante

Comenzar una dieta depurativa o dieta antioxidante

Los excesos navideños
así como la calidad de nutrientes de los platos típicos de la Navidad suelen
sobrecargar nuestro aparato digestivo y desequilibrar grandemente nuestra
dieta, por ello, para evitar malestares gastrointestinales, sensación de
pesadez y hasta la ganancia de unos kilos tras la Navidad, se realiza una dieta
depurativa de todas aquellas cosas no habituales y presentes en exceso los
últimos días en nuestra dieta.
 







Algunas pautas para
comenzar una dieta depurativa

  • Para
    una dieta depurativa se debe efectuar entre 4 y 6 comidas diarias y nunca pasar
    por alto el desayuno que es lo que va a permitirnos poner en marcha el
    metabolismo.
  • Respecto
    a la calidad de la dieta depurativa, los alimentos a incluir deben ser pobres
    en grasas, azúcares, alcohol y sodio, siendo por el contrario ricos en
    vitaminas, minerales, proteínas magras que nos llenen, fibra y agua.
  • Frutas
    y verduras en abundancia, frescas en lo posible porque conservan mayor cantidad
    de agua, micronutrientes y fibra. Se debe de tomar 5 piezas entre fruta y verdura
    al día.
  • Agua
    que puede estar saborizada por zumos naturales si no podemos consumir agua
    sola, pero nunca debemos abusar de los zumos concentrados o comerciales que
    contienen gran cantidad de azúcar. Asimismo debemos evitar los refrescos y
    bebidas alcohólicas y en lo posible, beber sólo agua, entre dos y tres litros a
    diario.
  • Lácteos
    desnatados, priorizando yogur, leche o quesos de escaso tiempo de maduración,
    es decir, lo más frescos posibles porque poseen menos grasas, sodio y sobre
    todo, más agua.
  • Cereales
    integrales para obtener con ellos más fibra y nutrientes y por lo tanto, más
    saciedad al organismo. Además, ayudará a evacuar los intestinos.
  • Carnes
    magras y bajas en colesterol como pechuga de pollo o pavo sin piel y en métodos
    de cocción que no adicionan grasas, pescados blancos o con moderación azules,
    pocas carnes rojas y siempre sin frituras.
  • Poca
    sal agregada a las comidas y evitar comidas preelaboradas que poseen alta
    cantidad de sodio. Debemos consumir lo más natural y fresco posible, casi no
    adicionar sal a los platos para evitar retención de líquidos y por el
    contrario, podemos usar hierbas frescas, especias y condimentos que aportan
    gran cantidad de vitaminas y minerales a los platos.
Recomendaciones:

  • Forma
    de ingerir los alimentos: todo debe comerse crudo (no se debe cocinar ninguna
    verdura) o, en casos excepcionales, preparado al horno. De esta manera, los
    alimentos conservarán todas sus propiedades nutritivas, depurativas y
    antioxidantes.
  • Duración
    de la dieta: no debe seguirse por un período demasiado prolongado. Recomendamos
    que no supere las dos semanas (en casos de intoxicaciones severas). No
    obstante, para lograr los resultados deseados, es necesario llevarla a cabo lo
    más estrictamente posible y en manos de un especialista.
  • Consejos
    al finalizar la dieta: es recomendable retomar en forma gradual y progresiva la
    alimentación normal, obviamente cuidando de que ésta sea lo más sana posible
    (dieta antioxidante), de manera que se puedan mantener los beneficios
    alcanzados.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

 Autora:

 Mujeractual  

La salud femenina

javier
javier
Amante de la blogosfera, Colaborador en blogs, lector de blogs desde hace años. Enganchado a la lectura. Amante de la web y el mundo 2.0. Hiperactivo y curioso desde que nací. Cuando empiezo algo, no puedo parar hasta acabarlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments